EL FIN DE UNA INJUSTICIA. NO A LA PLUSVALÍA INEXISTENTE.

EL FIN DE UNA INJUSTICIA. NO A LA PLUSVALÍA INEXISTENTE.

 

Recientemente el Tribunal  Constitucional ha dictado una Sentencia por la que se declara  inconstitucionales una serie de preceptos de  carácter Foral, que afectan al Impuesto de Plusvalía Municipal. Lo relevante de la cuestión es que esta primera Sentencia declara inconstitucionales, unas normas , que no son más que una copia de las incluidas en la Ley de Haciendas Locales, y que por tanto afecta a toda España.

Pronto veremos idéntico pronunciamiento respecto de las normas estatales. Es el fin de un sistema de cálculo de las plusvalías, injusto, arbitrario, y ahora inconstitucional, puesto que no grava la riqueza económica, ni el beneficio real o potencial del contribuyente, como predica nuestra Constitución, sino que únicamente  establece una “ficción” de revalorización, y la grava en beneficio de las Haciendas Locales, que son las que se han beneficiado más en los periodos de sobreactividad inmobiliaria, y que ahora pretenden seguir recaudando, en base a un sistema de cálculo fiscal, por el que se reconoce “plusvalía” , incluso cuando  se vende con pérdida . Lo absurdo ( y abusivo, que ahora está tan de moda,..) de la norma es que hasta hace muy poco cuando al pobre contribuyente le ejecutaban la vivienda por impago, luego del desastre, aparecía el Ayuntamiento para cobrar su impuesto de Plusvalía, por los beneficios , por la revalorización del terreno. Esta excepción exige que la venta de la vivienda sea a través de una ejecución judicial o por dación en pago al Banco. Si el pobre contribuyente , consigue vender la vivienda para cancelar su deuda, aunque tenga pérdidas en la operación, debería tributar al Ayuntamiento correspondiente, por las Plusvalías ( ficticias ) obtenidas.

Son muchos los interrogantes que se abren, sobre todo, como se va a calcular el importe de la revalorización, la llamada “plusvalía del muerto” , es decir en las herencias, además de pagar el impuesto correspondiente de Sucesiones o donaciones al Estado o a la Autonomía, hay que pagar también al Ayuntamiento ( Plusvalía ) , en un ejemplo claro de doble tributación por un mismo hecho impositivo. Quedamos a la espera de que el propio Constitucional declare asimismo la inconstitucionalidad de esta norma.

Es predecible una cascada de reclamaciones a las Haciendas Locales, por las plusvalías pagadas, a pérdida, o sin beneficio. Más difícil será intentar recuperar lo pagado en los casos de Sucesiones. Pero en cualquier caso, los Ayuntamientos tienen que aprender a apretarse el cinturón, después de tantos años estrujando a los contribuyentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *