ELEGIR NOTARIO.

ELEGIR NOTARIO

Iniciamos esta serie  de micro informaciones, para aclarar a los visitantes y clientes curiosos de esta web, uno de los temas más desconocidos en torna a la práctica notarial. Por Ley, cualquier ciudadano puede dirigirse a cualquier notario , en cualquier ciudad o pueblo de España, para solicitarle consejo, información, o requerirle para formalizar un contrato, un acta o un testamento, por ejemplo.

El problema surge cuando tratándose de un negocio jurídico en el que intervienen dos o más personas; determinar a quién compete la elección del notario. En este caso la solución puede ser muy sencilla, elige el que solicita la intervención notarial, y la paga. O bien de común acuerdo entre las partes. La única diferencia surge cuando una de las partes es un consumidor, y la otra un empresario o profesional. Este es el caso típico de los préstamos hipotecarios suscritos con las entidades bancarias . Aquí se aplica de forma irrenunciable , el principio de libre elección de notario por parte del consumidor. Incluso con independencia de quién paga la factura notarial, que como es obvio acaba pagando el cliente bancario. Lo único que se exige es que haya una conexión lógica del notario designado o elegido con el acto a formalizar.

En ningún caso las entidades bancarias pueden imponer , de forma más menos velada, le designación de notario. Este principio de libre elección de notario, es uno de los instrumentos más potentes de que dispone el consumidor y cliente de servicios bancarios, para asegurarse un asesoramiento imparcial y un consejo eficaz. Y hay que preservarlo.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *